LA DEPRESIÓN, UNA ENFERMEDAD A LA QUE DEBEMOS TOMAR MAYOR ATENCIÓN

La depresión es una enfermedad silenciosa pero que puede ser identificada a tiempo. Según la Organización Mundial de la Salud, cerca de 300 millones de personas padecen de trastornos depresivos. Cada año, 700 000 personas fallecen por conductas suicidas derivadas de una depresión extrema; sin embargo, si esta enfermedad se identifica a tiempo puede ser tratada de forma oportuna.

Para el Dr. Pedro Batista, psiquiatra de la Clínica Nuestra Señora de Guadalupe, cuando la familia o los amigos de una persona identifican los primeros síntomas, no se debe esperar a que pasen cuatro semanas antes de acudir donde un especialista, ya que la sintomatología va a ser más difícil de abordar si no se la trata a tiempo, debido a que podría determinar en una discapacidad psicosocial en quien padece la enfermedad o en su entorno.

“Cuando la sintomatología pasa el umbral de ser considerada como moderada, la persona empieza a mostrar una falta de motivación por vivir, pierde el apetito, presenta alteraciones en el sueño y puede desarrollar episodios psicóticos, por eso es importante el abordaje oportuno que evite que el paciente caiga en una fase grave, donde predominan las percepciones delirantes y alteraciones sensoperceptivas que modifican la calidad de vida del paciente, con la consecuente desesperación de la familia que no puede manejar esta situación”, reseña.

La depresión ocupa los primeros lugares entre los trastornos de salud mental en el mundo. Es más frecuente en las mujeres en relación a los hombres. Según los últimos censos, entre el 10 y el 15% de las mujeres en países industrializados, mientras que entre el 20 y el 40% de mujeres en vías de desarrollo.

Cabe recalcar que los trastornos afectivos no son de reciente trascendencia, ya que fueron descritos desde épocas muy antiguas. Hipócrates en los años 460 AC, por ejemplo, dentro de su teoría de los cuatro humores, ya describió a los trastornos afectivos y reconoció la relación entre la ansiedad y la depresión a través de la melancolía.

En 1990 se planteaba que las enfermedades mentales representaban el 8,1% de los problemas de salud, entre los cuales la depresión tenía una carga del 13,3%.

En 1995, un estudio refleja en cifras al trastorno afectivo. Entre los balances de atención primaria, se plantea que el 10% de los pacientes que padecen de trastorno afectivo, son atendidos por médicos familiares o médicos generales y son subdiagnosticados, sin ser remitidos al área de salud mental.

En el siglo XXI, un número creciente de profesionales estudian la genética, los aspectos biológicos, psicológicos, farmacológicos, psicoterapéutico y psicosociales de los trastornos depresivos para determinar la carga de la enfermedad en cada individuo que la padece.

En 2020 se determina que las enfermedades mentales ya se constituyen en la segunda causa de morbilidad en el mundo.

Pero, ¿cómo identificar a tiempo a una persona con depresión? El Dr. Batista recomienda ser muy observadores.  “Cuando una persona presenta tristeza, decaimiento en su estado de ánimo, alteración en su sueño y fatiga que va persistiendo en el tiempo, convirtiendo a la persona en alguien que perdió los deseos y motivación de vivir, son factores que la familia o los amigos deben identificar para acudir a un especialista en salud mental”.

Para él, identificar a tiempo esta sintomatología es fundamental para que la persona no desarrolle episodios psicóticos. “Las ideas de suicidio vienen siempre precedidas de una alteración en el estado mental. Cuando la persona desarrolla episodios psicóticos, se desconecta de la realidad, es decir, presenta ideas delirantes y depresivas en relación a su estado de ánimo, con ideas compulsivas de minusvalía, culpabilidad y auto reproche”, señala.

Para el Dr. Batista es importante identificar la sintomatología a tiempo. La familia o sus amigos más cercanos deben observar si expresa ganas de que no quiere vivir, presenta alteración de la conducta, está irritable, tiene dificultades para alcanzar un descanso en el sueño. “Estos síntomas primarios son importantes y ya le podrían indicar que debe acudir a un especialista en salud mental para explorar el problema y así controlarlo en un momento oportuno”.

Parte del éxito en un tratamiento antidepresivo, es además el abordaje a través de un equipo multidisciplinario de especialistas en atender un problema en el estado del ánimo. En la Clínica Nuestra Señora de Guadalupe, el paciente puede encontrar a especialistas en salud mental, en Cuidados Paliativos, en rehabilitación cognitiva, rehabilitación física, terapia ocupacional, con servicios de calidad y calidez.

“Cuando un paciente es evaluado en su salud mental, se establece los lineamientos y procedimientos que el equipo multidisciplinario debe seguir, con un abordaje no solo en la persona sino en su entorno familiar a través de una terapia sistémica”, puntualiza.

Categorías:

Hermanas h

2 thoughts on “LA DEPRESIÓN, UNA ENFERMEDAD A LA QUE DEBEMOS TOMAR MAYOR ATENCIÓN”

  1. Es verdad, lo más triste es aislar a un enfermo o adulto mayor a vivir en soledad, sin la compañía de sus seres queridos, sin el afecto de quienes tanto amó y esto aumenta su vulnerabilidad, su factores de riesgo y el aumento de su enfermedad.
    Debemos procurar el cuidado oportuno a las personas en el momento que nos necesitan.
    Me gusta la obra que realizan las Hermanas.

    1. Nuestro compromiso y vocación es cuidar de manera integral a nuestros pacientes. Gratitud por sus expresiones de reconocimiento por nuestra labor Hospitalaria.

      Saludos Cordiales,
      Hermanas Hospitalarias Ecuador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.